7 señales que estás al borde de la transformación y cómo lograrlo

02/01/2017

 

Cuando la transformación toca a tu puerta, sin preguntar te pide que dejes atrás partes de ti y de tu vida que ya no dejan nada positivo para ti.

 

Podríamos describirlo como lo hace el autor Charles Epstein:

 

"El viejo mundo se desmorona, pero el nuevo no ha surgido todavía, todo lo que una vez parecía permanente y real se revela como una especie de alucinación, no sabes qué pensar, qué hacer, no sabes qué significa nada. La trayectoria de vida que habías trazado parece absurda, y no puedes imaginar otra, todo es incierto, tu marco de tiempo se reduce de los años a este mes, esta semana, hoy, tal vez incluso este momento presente. Lo que una vez pareció protegerte y filtrar la realidad, hoy te hace sentir desnuda y vulnerable, pero también una especie de libertad ".

 

Las grandes transformaciones no ocurren todo el tiempo, muchas veces son difíciles de identificar pero existen algunas señales de que el cambio en tu vida está por suceder y ser consciente de ello te permite entender y dejarte llevar por las nuevas experiencias para descubrir partes de ti que quizá no sabías que existían.

 

Estas son 7 señales que estás al borde del cambio y cómo fluir con las circunstancias:

 

1. Algo se siente “atorado”

 

 

 

Tu trabajo no te satisface, la relación con tu familia te hace sentir vacía, tu pareja no entrega lo que buscas. Sentir que hay situaciones “atoradas” en nuestra vida es normal, nos dejamos llevar por la prisa del tiempo y dejamos de vivir para que existir de acuerdo a las normas sociales sea más fácil. Es una señal de una transformación porque ahora te has dado cuenta de que algo no está bien, algo en tu vida te hace sentir fuera de lugar y es momento de darle la vuelta. Toma un tiempo para estar a solas, échate un clavado al interior y descubre qué es eso que te incómoda para poder cambiar de dirección.

 

2. El conflicto surge en muchas áreas de tu vida

 

La transformación se presenta como un momento intenso, las emociones son más fuertes que nunca y el conflicto suele estar presente en distintas áreas de tu vida. Más allá de ceder ante el miedo o el enojo, es una oportunidad para convertirnos en observadores de nuestra vida y mirar desde lejos los problemas para identificar su razón de ser. Sanar es crecer y el crecimiento nos abre oportunidades que no habíamos visto nunca. ¡Atrévete!

 

3. Es difícil concéntrate o terminar tu trabajo

 

 

 

Si sientes que no puedes completar una lista de tareas, que tu productividad es mínima y trabajar se convierte en un suplicio, no te preocupes. Nuestro cuerpo está diseñado para realizar solo ciertas actividades y cuando somos llamados a la transformación, gran parte de

nuestra energía se enfoca a ese objetivo. Está bien darle pausa a tu vida de vez en cuando, respirar, observar y dejarnos llevar.

 

4. Duermes muy poco o duermes todo el tiempo

 

Si estás al borde de la transformación, la ansiedad y depresión son emociones que suelen aparecer a lo largo del proceso. No tengas miedo, dormir poco o tener sueño todo el tiempo es parte del viaje. El secreto para sobrellevarlo es escuchar a nuestro cuerpo. Si no puedes dormir aprovecha para leer algo que te inspire si tienes muchos sueño date la oportunidad de descansar.

 

5. Las emociones están a flor de piel

 

Se siente exactamente como suena. En el proceso de transformación, no puedes contener tus emociones. Las lágrimas brotan de tus ojos. Gritos o gemidos escapan de tu boca. Ríes sin control y fuera de contexto. Por favor, no te asustes. No trates de eliminar estas emociones o dejarlas en algún armario del sótano. Permite que los sentimientos se muevan a través de ti, pronto se van a ir.

 

6. Recibes señales del Universo

 

 

La transformación no es analítica. Es natural y espiritual. Es algo de otro mundo. Si estás recibiendo señales del Universo, tener nuevos o inexplicables encuentros de plantas o animales, escuchar mensajes en el viento, escucha y presta atención. Pueden estar diciéndote las respuestas o ofrecerte el apoyo que necesitas en ese momento.

 

7. Sientes paz interior

 

En el constante proceso del cambio, existen subidas y bajadas que te llevan de una emoción a otra. Tu perspectiva de la vida cambia y cuando estás a punto de terminar tu transformación

 

las cosas pequeñas desaparecen para ver la vida y tu misión en ella desde un perspectiva más amplia. La claridad y la paz interior se apoderan de ti mientras continuas fluyendo con suavidad por las caminos de la vida.

 

Si te gustó este artículo, te recomiendo

4 razones para descubrir tu camino espiritual

 

Please reload

Síguenos

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube