¿Bajó la temperatura? Prueba esta meditación para clima frío

12/11/2018

 

La meditación preferida de los amantes de los grados bajo cero

 

El termómetro baja, y pronto nos damos cuenta de que ya llegamos a esa temporada del año que nos anuncia el final del mismo; es así como apreciamos y notamos cómo han pasado los meses, y si lo pensamos un poco más, podemos recordar y sentirnos gratos por un año más de aprendizajes, crecimientos, logros y más.

 

¡Qué alegría! Ser capaces de ver cómo la naturaleza entra una y otra vez en un ciclo nuevo, una transformación continua que nos muestra la belleza del cambio.

 

Meditación para un día lluvioso; Haz click aquí para descubrirla 

 

Tenemos buenas noticias para todos los yoguis que comienzan a sentir ese cambio de temperatura y notan cómo cada vez más temprano comienza a oscurecer; se trata de una meditación perfecta para esta época del año, que te ayudará a llegar a un estado profundo de gratitud, y que además es excelente para las temperaturas bajas.

 

Conoce a continuación nuestra meditación favorita para calentar el cuerpo y el corazón, diseñada para que te sientes feliz y con abundancia, aunque fuera, la madre tierra nos diga que el final de este año se avecina.

 

 

 

Esta meditación nos encanta, porque puedes llevarla a cabo al caminar, a la mitad de un día pesado, o cuando lo necesites; baja tu ritmo y sigue las instrucciones:

  • Comencemos prestando nuestra atención a esas partes de nuestro cuerpo que se encuentran frías; pueden ser tus manos, tu cabeza, tu nariz o bien tus pies, una vez que hayas notado estas áreas frías, ahora haz lo mismo con las partes calientes de tu cuerpo.

 

  • ¿Estas usando un suéter caliente? Mantén tu atención a cómo te sientes abrazado por una suave textura que te brinda calor.

 

  • Ahora pregúntate ¿Cómo se siente ese calor en el cuerpo? Examina las sensaciones expresadas por tu cuerpo, estudia a profundidad las sensaciones que te provocan esta temperatura cálida y agradable.

 

  • Ahora, llega el momento de agradecer; sí, agradecer por el techo sobre tu cabeza que te protege de la intemperie, agradecer por ese suéter cálido y suave que te hace sentir más cómod@ en un ambiente frío.

Los impresionantes efectos de la gratitud: conócelos en este blog

 

  • El momento de centrarnos en nuestra visión ha llegado, te recomendamos estar cerca de una ventana; prepárate para observar tu alrededor. ¿Puedes ver cómo los árboles no se ven igual que en la primavera? ¿Qué hay de las casas que te rodean? Notas como algunas ya tienen algunos adornos que le dan la bienvenida a las festividades decembrinas. Atrévete a mirar la belleza que te rodea.

 

  • Mira hacia abajo por un momento, si estás caminando, ¿Lo haces sobre hojas caídas y secas? Si estas sentad@ en cualquier lugar, visualízate pisando las hojas secas, visualiza los colores que te rodean en esta temporada, ¿Son diferentes gamas de verdes o cafés? Toma un momento para agradecer por lo que te rodea, por los colores y la oportunidad que tienes de percibirlos.

 

  • Es momento de enfocarnos a nuestro sentido del olfato, ¿Puedes detectar los aromas que se encuentran en tu espacio? El café recién hecho, ropa limpia, tu perfume, el aroma de tu hogar, o bien, tierra húmeda mientras das un paseo… Tómate un momento para agradecer por esos aromas que nos transportan y que disfrutamos.

 

  • Regresemos a sentir en general, ¿cómo se sienten tus ropas sobre tu cuerpo? ¿Cómo se siente el suelo bajo tus pies? ¿Cómo se sienten tus zapatos en tus pies? Agradece por sentir, por ser capaz de experimentar todo lo que acabas de experimentar.

Tómate el tiempo necesario, recuerda que es importante concebir un espacio de calma y concentración; estar conscientes de lo que nos rodea y vivimos es importante, agradecer por tener la oportunidad de presenciar otro fin de año, las diferentes temporadas del mismo y cómo nuestro cuerpo y mente reaccionan ante estos cambios es un deleite total, que no sólo nos ayuda a aprender de lo que nos rodea, sino también sobre nosotros mismos.

 

Cuéntanos tu experiencia con esta meditación excelente para esas tardes frías.

 

¿Meditar y caminar? Sí, es posible y te va a encantar

 

 

Please reload

Síguenos

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube