Conoce las 8 ramas del yoga según Patanjali

26/05/2017

 

 

Si el yoga se ha convertido en tu nueva obsesión y no puedes esperar para empaparte de toda la información posible sobre esta asombrosa práctica, has llegado al lugar indicado.

 

Hoy hablaremos sobre “Las 8 ramas del yoga según Patanjali”. Patanjali, quien fue un yogui del siglo III, fue el primer sabio que logró recopilar los objetivos, filosofía y estructura sobre el yoga y la meditación, y en este gran compendio enriquecido de información valiosa describió ocho ramas esenciales para practicar yoga, además de 195 aforismos para la reflexión.

 

Estas ocho ramas del yoga fueron clasificadas y usadas para refinar la mente y cada una crece en relación con las otras, permitiendo el uso coordinado de todas.

 

Cada escalón, si se quiere ver de esta manera, prepara al cuerpo y a la mente para la iluminación. Poner en práctica una o varias de estas ramas no sólo te ayudará a que tus prácticas de yoga y meditación se fortalezcan cada vez más, sino que también te ayudarán a llegar a ese estado ansiado de bienestar y paz.

 

Si quieres conocer más sobre estas ocho ramas del yoga.

 

 

Yama

 

Se divide en cinco votos:

Ahimsa, o no violencia: no lastimar a ninguna criatura, en pensamiento ni en acto. 

Satya, o no mentir: cultivar la honestidad de pensamiento y acto.

Asteya, o no robar: esto aplica tanto para cosas materiales como intangibles, como la atención de los demás sólo para satisfacer tu ego.

 

Brahmacharya, “castidad”: evitar la lujuria, en el sentido de relaciones sexuales superficiales que disminuyen nuestra energía.

Aparigraha, o cultivar el desapego a las cosas materiales y buscar una vida simple.

 

Niyama


Se trata de hábitos en el trato con nosotros mismos, de la disciplina interior, y se divide en cinco aspectos

Shauca, o pureza: este se obtiene al cultivar los aspectos mencionados en Yama. Es una  “limpieza” energética.

Santosha, o satisfacción: no se trata de los sentidos o las pasiones, se produce a través de habitar el instante y hacernos responsables de nuestra circunstancia actual, para buscar nuestro desarrollo.

 

Tapas, o austeridad: se trata de alejar la mente, el habla y el cuerpo disciplinadamente de aquello que no aumente nuestra energía, con motivos de buscar extensiones espirituales más altas.

 

Svadhyaya, o estudio de los textos sagrados: extensión el proceso educativo que promueve la conexión con lo que sea divino para ti mismo.

 

Ishvara-pranidhana, o vivir con conciencia de lo divino: se trata de cultivar devoción hacia lo que sea divino para ti, dios(es), Buda, los ancestros, etcétera.

 

Asana

 

Seguramente ha sido uno de los términos que más identificas en las prácticas de yoga, los famosos asanas, posturas que te brindan fortalecimiento físico, espiritual y emocional. Pero en este caso el asana del óctuple camino se refiere más bien a la preparación del cuerpo para la meditación.

 

Se trata de aprender a controlar la posición del cuerpo durante largos periodos de tiempo para evitar que este se convierta en una distracción para la meditación, libera el cuerpo y la mente de la tensión y la impaciencia, y prepárate para meditar en el infinito, mencionaba Patanjali.
 

Pranayama

 

Otro término muy conocido en el yoga, que se puede llegar a traducir como el control de la respiración. ¿Cuántas veces no has escuchado los beneficios que el control de la respiración puede darte? Seguramente en incontables ocasiones pero en este caso se trata de algo más profundo.

 

La energía vital está íntimamente ligada con la respiración, muchos maestros han aunado a la respiración el mantenimiento de la regulación energética en el cuerpo.

 

Al respirar la energía sube, al expirar baja, el asombro y felicidad de manera inconsciente nos hace inhalar mientras que la tristeza nos hace exhalar. Más que el control de la misma respiración, esta práctica nos ayuda a evitar la distracción de nuestra mente, promoviendo la concentración en la retención, inhalación y expiración del aire.

 

Pratyahara

 

La famosa “retirada” de los sentidos. Retirar la atención de lo que ocurre a nuestro alrededor, reconocer la naturaleza de toda percepción sensorial, emocional e intelectual, de esto se trata esta rama.

 

Dharana

 

Para Patanjali, esta rama que es conocida como la concentración implica la reunión del pensamiento en un solo lugar. Es como un libro, todas las hojas se encuentran concentradas en la composición general, pasa igual con la mente.

Con esta práctica se fija la mente en un objeto que nos ayude a meditar, ya sea físico como un árbol o un elemento ya sea sonoro, una mandala o un mantra, se trata de encontrar la concentración sin esfuerzo.
 

Dhyana

 

Esta rama produce un estado de meditación sin objeto. En este escalón, las distracciones no son problema alguno, pues la concentración ha rendido frutos. No se trata solamente de la calma obtenida al meditar, sino más bien de llevar esta calma a todos los aspectos de nuestra vida, en cada instante de la misma.
 

Samadhi

 

Se trata del último escalón al que se puede aspirar en el camino del yoga según Patanjali. Los maestros lo llaman como la unión con dios, la alegría absoluta y pura, un espacio en donde no existen las oscilaciones de la mente.
 

Please reload

Síguenos

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube