Crea tu santuario personal

04/06/2018

 

Transformando tu hogar usando los 5 sentidos…

 

¿Estamos de acuerdo con la idea de que el hogar es un lugar especial? Es ese espacio que te da seguridad y calidez, en donde vivirás momentos que quedarán grabados en tu memoria… es ese lugar a cual quieres llegar al terminar el día.

 

Pero cuando se trata de hacer Yoga, sentir la magia, tranquilidad y la paz para ponerte en el mood adecuado para comenzar con tu práctica desde casa, ¿Cómo evocamos esas emociones y sensaciones?

 

Si tuviste un día pesado, o bien quieres que tu práctica de Yoga en casa se dé de una forma más natural y fluida, tener un santuario personal en tu hogar puede ser la solución a tus problemas.

 

 

Si no haces Yoga, un santuario personal sigue siendo una excelente idea para integrar a tu hogar; se trata de un espacio al que entres con la visión y misión de relajarte, de dejar todo lo que pasó en el día fuera y pensar en ti, ¿No es mala idea cierto?

 

A continuación te vamos a compartir algunos consejos que te ayudarán a lograrlo, seduciendo cada uno de tus sentidos y llevando a tu cuerpo y alma a ese estado de calma que estamos buscando:

 

Primer paso: Hacer una lista

 

Pregúntate ¿En dónde me encuentro en mi vida ahora mismo? ¿Las cosas que tengo lo reflejan? Es respuesta te ayudará mucho a definir qué clase de santuario estas buscando.

 

Segundo paso: ¿Qué necesito?

 

Identifica lo que necesitas, y existen algunas preguntas que puedes hacerte para saberlo:

 

  • ¿Qué lugar en tu hogar podría ser el ideal para mantenerte lejos del exterior, en donde puedas estar en paz y calma?

  • ¿Cuáles son tus colores favoritos?

  • ¿Cuáles son tus gustos musicales?

  • ¿Prefieres el calor o la frescura?

 

Es importante contestar estas preguntas, pues buscamos que en este santuario te sientas en total comodidad.

 

Tercer paso: Los sentidos

 

La clave de lograr que este santuario sea un hit total es invitar a los 5 sentidos a incorporarse a la calma. ¿Cómo lograremos esto? Muy fácil, identifica qué estimula tus sentidos.

 

Colores que relaciones con la calma y la paz, sonidos que te gustaría introducir a tu hogar; como el ruido que hace un río al correr por las rocas, las olas estrellando en la arena, el sonido de algunos pájaros en el bosque.

 

No olvides el impacto que el aroma tiene al evocar la calma, busca velas o aceites esenciales, cualquier opción es buena para cautivar tu olfato, y por supuesto no te olvides del tacto, busca texturas que te reten a descubrir y sentir, desde la suavidad de una manta hasta la dureza de algún cojín.

 

La parte del gusto es importante; imagina entrar a ese santuario que has creado para ti y poder comer algo que te recuerda algún momento positivo en tu vida o un dulce o fruta que simplemente disfrutas.

 

 

Cuarto paso: Pon mucho de ti

 

Ya hablamos sobre evocar emociones y sensaciones a través de todos nuestros campos perceptivos, pero deja que tu mente y corazón hablen también.

 

Colocar figuras, fotos, o elementos que te recuerden una buena experiencia, un ser querido, o alguna actividad que te llene de energías positivas es una excelente forma de colmar ese espacio de felicidad y amor.

 

Ahora el único paso restante es el más importante ¡HACERLO! No pospongas más la creación de un espacio de calma y paz en casa, no te arrepentirás.

 

Notarás cómo esa energía positiva no se contiene sólo en esa habitación y contagia poco a poco a tu hogar y a la gente dentro de él, ¿Lista para crear ese espacio de paz? Comparte con nosotros tus ideas y muéstranos como es tu santuario en casa.

 

 

 

 

 

Please reload

Síguenos

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube