¿La meditación y el Yoga pueden cambiar tus genes? Descúbrelo

18/10/2017

 La meditación y el Yoga se han hecho de una reputación tan buena, que para muchos, pareciera increíble pensar que con dedicar algunos minutos a estas prácticas, todos los beneficios que les han sido adjudicados hicieran acto de presencia en tu vida.

 

No se trata de un acto de magia, el Yoga y la meditación funcionan con la perseverancia y el conocimiento que comienzas a forjar sobre tu persona, pero aun así, para muchos pareciera un tanto fantasioso pensar en tener los resultados que estas prácticas milenarias te ofrecen.

 

¿Conoces a alguien que se encuentre escéptico ante los beneficios del Yoga y la meditación? Si es así, tal vez quieras compartirle este artículo o etiquetarlo en la caja de comentarios, pues un reciente estudio descubrió que hacer de estas dos prácticas un hábito puede llegar a cambiarnos en un nivel genético.

 

El estudio publicado en el periódico Frontiers in Immunology, toma como referencia estudios anteriores que se enfocaron en revelar como diversas actividades pueden cambiar los genes.

 

Los resultados revelaron que diversas actividades cambiaban la expresión de varios genes, los cuales estaban relacionados con el estrés y la inflamación.

 

Pero ¿Qué pasó cuando decidieron enfocar el estudio a la meditación, el Yoga y la consciencia propia?

 

Lo que sucedió a continuación fue impresionante; tanto la meditación, el Yoga y la consciencia propia tenían un resultado en la expresión genética, disminuyendo en los genes individuales el estrés y la inflamación.

 

El gen NF-KB, que se activa en momentos de estrés y se encarga de controlar la expresión de la inflamación en los genes mostro una reducción en su actividad al estudiar a personas que hacían Yoga y meditaban frecuentemente.

 

“Millones de personas alrededor del mundo disfrutan de la salud que les brindan actividades que incursionan en la mente y el cuerpo, como el Yoga y la meditación, pero lo que ellos no notan es que además de estos beneficios perceptuales, a nivel molecular estas prácticas pueden cambiar la forma en que nuestro código genético actúa”. Mencionó Ivana Buric, autora del estudio.

 

“Estas actividades llevan a cabo lo que podemos llamar una firma molecular en nuestras células, lo cual termina revirtiendo el efecto del estrés o la ansiedad en el cuerpo, y esto sucede al cambiar la manera en que nuestros genes se expresan”.

 

Este tipo de estudios sugieren que el aumentar actividades que integren en una sola vertiente la mente y el cuerpo puede ser la solución a los problemas de estrés, ansiedad e inflamación, que se han posicionado como las enfermedades del siglo XXI.

 

Esta no es la primera investigación que sugiere que este tipo de prácticas pueden llegar a tener varios beneficios a nivel biológico. Richard Davidson, miembro de la Universidad Wisconsin-Madison, y Jon Kabat-Zinn, fundador de la organización mindfulness-based stress reduction (MBSR) mostraron que el sistema inmune respondía mejor al llevar a cabo actividades como el Yoga y la meditación.

 

“Más cosas tienen que hacerse para entender este tipo de efectos de una manera más profunda” menciona Buric, “Por ejemplo, la manera en como estas se comparan con otro tipo de actividades físicas o buena nutrición, pero este es un gran avance para investigaciones futuras”.

 

El Yoga y la meditación son prácticas a las cuales se les han adjudicado muchos beneficios, y si bien las personas que las han convertido en parte de su rutina pueden asegurar que así es, ahora diversos estudios científicos revelan cómo estos pueden llegar a modificar la forma en la que nos sentimos para darnos el bienestar que tanto buscamos.

 

 

Please reload

Síguenos

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube